Plan Condor: Testimonios paraguayos favorecen avance de juicio en Italia

El exsubsecretario de Derechos Humanos de Corrientes, Pablo Vassel, y el experto paraguayo Federico Tatter, hijo de un militante desaparecido por la dictadura en Buenos Aires, declararon el 9/5 pasado en Roma como testigos en el juicio que la justicia italiana le sigue por crímenes de lesa humanidad al represor uruguayo Jorge Tróccoli.

Vassel, en contacto con la agencia argentina de noticias Telam, consideró que con su aporte ante la Justicia italiana buscó «honrar la lucha colectiva, esfuerzo y unidad» mediante la cual, dijo, «se pudo llegar a esta instancia».

El juicio investiga la responsabilidad del exmarino uruguayo Jorge Néstor Tróccoli en los secuestros de la uruguaya Elena Quinteros, el argentino José Potenza y su pareja, la ítaloargentina Rafaella Fillipazzi, madre de la correntina Beatriz García, quien «encabezó nuestra marcha el pasado 24 de marzo en la ciudad de Corrientes», destacó Vassel.

Minutos antes de las 11 (hora Argentina) luego de declarar por tres horas, el exsubsecretario de Derechos Humanos correntino se retiró de los tribunales ubicados en una cárcel de máxima seguridad donde se desarrolla el debate contra Troccoli, sitio donde purga una condena a prisión perpetua por otros crímenes cometidos durante la dictadura uruguaya.

El cuerpo que juzga al exmarino, la sección III del Tribunal de Primera Instancia de Roma, es presidido por la jueza Antonella Capri e integrado por una decena de ciudadanos.

La intervención «Apareciendo» en el marco de #ElOjoSalvaje, proyectó los rostros de Miguel Ángel Soler y Rafaela Filipazzi sobre Asunción, desaparecidos por la dictadura cuyos restos habían sido identificados en esos días de septiembre de 2016. Imagen de Fotociclo

La querella argentina es representada por los abogados del Consulado de la República Argentina en Roma, Mario Angelelli y Silvia Calderoni, que comparten la acusación con abogados de Uruguay y Paraguay, además de la fiscalía.

El embajador argentino en Italia, Roberto Carlés, sigue el proceso y el lunes último recibió a Vassel en la sede diplomática, donde dialogaron acerca del proceso actual en el contexto de la política de memoria, verdad y Justicia.

Por su parte, Tatter declaró por tres horas y formó parte de la convocatoria de la Justicia italiana como experto de la Comisión de Verdad y Justicia de Paraguay, donde acredita trayectoria en la construcción de memoria a partir de la búsqueda de su padre (también llamado Federico Tatter), quien fue víctima del Plan Cóndor al ser secuestrado en Buenos Aires, mientras que su madre, Idalina «La paraguaya» de Tatter, es una de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo.

Estaba previsto que hoy declare también la antropóloga forense Particia Bernardi, una de las fundadoras del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) que participó de la búsqueda e identificación de los restos de los militantes ítaloargentinos ultimados en Paraguay.

Federico Tatter, defensor de los DDHH durante su testimonio en Roma.

La especialista no pudo comparecer ante el tribunal en Roma y, aunque se previó un testimonio mediante una videoconferencia, se consideró suficiente la incorporación al juicio de un informe técnico elaborado por ella.

Asimismo, por razones de salud no pudo concurrir a la convocatoria Rogelio Goiburú, director de Verdad y Justicia del Ministerio de Justicia de la República del Paraguay, a cargo del Programa de Búsqueda de los Desaparecidos Paraguayos en conjunto con el EAAF.

Potenza, un exempleado del Congreso de la Nación, y Filipazzi, militaban en la Argentina y fueron secuestrados en Montevideo en 1977, cuando los trasladaron a Asunción del Paraguay para su confinamiento en una cárcel y su posterior asesinato.

Los restos de ambas personas fueron hallados en 2013 en el Paraguay. Fueron identificados y entregados a sus familias en 2017 luego de un trabajo de cruzamiento de datos genéticos del EAAF.

Comentarios